El dilema del horario de 9 a 5 o por qué una rutina de trabajo es necesaria aún trabajando en tu blog

Cómo tener una rutina de trabajo en tu blog

Es realmente curioso. Huimos constantemente de la rutina de la oficina. De las jornadas laborales de 9 a 5. Y justo cuando alguien consigue un blog con el que generar suficientes ingresos como para vivir sin horarios, se encuentra de nuevo con la rutina.

¿Por qué?

Porque es necesario. Punto final.

A pesar de que sea realmente cómodo trabajar desde casa, sin tener que recibir órdenes de ningún jefe y sin límites geográficos y horarios, todos estamos acostumbrados a seguir unos hábitos en todos los aspectos de nuestra vida.

Es la diferencia entre ir contra la establecido y ser tonto. Lo primero sería poder vivir de tu blog sin limitaciones. Lo segundo es querer generar ingresos con tu blog mientras vives una vida de descontrol.

Por eso son fundamentales los horarios. Nos gusten o no. La única forma de progresar en un blog es teniendo algo de disciplina, y eso raramente se consigue sin adquirir algunos hábitos que nos vuelvan algo más productivos en el trabajo.

En este post quiero hablarte sobre productividad y, más en concreto, sobre cómo encontrar unos hábitos y horarios de trabajo que se adapten a tu estilo de vida como blogger.

La gestión del tiempo es un dilema para muchos bloggers

Internet es, de por si, una gran fuente de improductividad. Sigo pensando que por muy útil que sea esta herramienta en nuestras vidas, nuestro cuerpo y mente todavía no se ha acostumbrado a trabajar frente a un ordenador.

Y esto en parte porque existe demasiada distracción en Internet y es extremadamente fácil andarse por las ramas. O al menos ese es mi caso. Seguramente si eres blogger te has visto envuelto en alguna de estas situaciones:

– Un día que parece libre para dedicarte a adelantar trabajo acaba con el horario muy justo ya que te entretienes en aspectos y configuraciones de tu blog que no son urgentes.

– Tienes un calendario editorial con unos días fijados para publicar y en más de una ocasión acabas terminando el post un par de horas antes de publicarlo.

– Si trabajas como blogger a tiempo completo, en más de una ocasión la jornada se alarga y apenas acabas con tiempo libre para dedicar a tus aficiones.

Estos son algunos ejemplos muy comunes cuando eres blogger, tanto a ratos libres como a jornada completa, y que a mí personalmente me han pasado en muchas ocasiones. Especialmente el segundo, cuando en más de una ocasión me he tenido que quedar hasta tarde para terminar un post. Hasta tal punto de tenerlo listo la hora de antes (publico últimamente a las 7 a.m., así que imagínate la hora de levantarse o acostarse).

Por todos estos motivos, y aunque huyas en la medida de lo posible de los horarios, establecer una rutina de trabajo es totalmente imprescindible. No solamente porque el tiempo se te eche encima, sino porque la calidad de tu trabajo se puede ver bastante afectada. Y aunque puede que en tu caso trabajes bien bajo la presión de tener que escribir rápido y al última hora, inevitablemente en alguna ocasión la calidad de tus posts descenderá notablemente.

Cada blogger es totalmente diferente en el mundo de la organización personal

He probado muchos métodos de productividad. Desde una simple hoja de papel hasta métodos más complejos como GTD o Zen to Done, pasando por las típicas leyes de Pareto o de Parkinson.

Y a pesar de que todos los métodos son muy potentes, nunca he encontrado un método con el que me sienta realmente cómodo. Y si te digo la verdad, no lo necesito para nada.

Con el tiempo he ido desarrollando mi propio método basándome en todo lo que he leído sobre productividad. Probaba algo, me quedaba con la parte del método que me funcionaba y desechaba aquellas que no conseguían volverme más productivo.

Soy partidario de que es completamente absurdo seguir a rajatabla cualquier método de productividad. Más bien, deberíamos tener unos conceptos de cómo ser productivos y adaptar los métodos que veamos a nuestras necesidades. Si el método GTD dice que una tarea que tardarás menos de 2 minutos debes hacerla en ese mismo instante, yo personalmente es algo que no puedo hacer en la mayoría de ocasiones y es por eso que me salto esa norma.

Con las rutinas de trabajo sucede exactamente lo mismo. Es completamente absurdo que te diga cuál es mi horario día tras día porque ni yo mismo me puedo comprometer a cumplirlo cuando estoy en época de exámenes o de viajes. Pero si que existen una serie de pautas que puedes emplear para confeccionar el tuyo propio y que las he dividido en varios grupos perfectamente diferenciados: técnicas de planificación, de asignación del tiempo y de productividad

Si las observas, las he mencionado de lo más general a lo más específico y es por ello que ese es el esquema que debes seguir a la hora de confeccionar tu rutina de trabajo. Para mí es suficiente con estos 3 pilares ya que engloban lo que son para mí los 3 must-have de la productividad.

Técnicas de planificación

Imagínate que te tienes que enfrentar a un nuevo proyecto. O, mejor todavía, quieres crear un blog. Lo primero que harías es pasar a la acción, ¿verdad?

¡Espera! No vayas tan rápido.

Lo más lógico es que comiences definiendo tus objetivos y haciendo una lista con todas las acciones que vas a llevar a cabo para la creación de tu blog. Para mí, esta parte sería la de planificación y es aquella que debes hacer para situarte justo al empezar.

En el mundo de la gestión del tiempo ya la asocio a definir aquello que tienes que hacer durante los próximos días o semanas. Por ello, es recomendable que hagas una planificación mensual con los grandes pilares en los que tienes que trabajar y una cada semana un poco más precisa, la cual la efectuarás con el siguiente punto de asignación del tiempo.

¿Y cuáles son las labores que debo planificar en este tiempo? Si te dedicas a tu blog, básicamente estas serían las prioritarias:

– Elaborar un calendario editorial para los posts que publicarás a lo largo del mes, de tal manera que sepas en cada momento lo que tienes que escribir y puedas organizarte a lo largo del mes con la creación de contenidos. Además, también es un buen remedio con el problema de la falta de ideas a la que se enfrentan muchos bloggers.

– Guest posts que vayas a publicar durante ese mes, para que te sea mucho más fácil organizarte a la hora de ponerte en contacto con el otro blogger, escribir el artículo y que este sea publicado. Parece una tontería, pero muchas veces no he solicitado un post en un blog como invitado por no tenerlo apuntado.

– Secciones especiales o infoproductos que tengas pensado lanzar en las próximas semanas. Estos contenidos suelen ser mucho más elaborados y tienes que dar más de ti mismo a la hora de elaborarlos, por lo que estando planificados podrás gestionar tu tiempo de manera más eficaz.

– Configuraciones y actualizaciones que vayas a llevar a cabo en el blog. Este punto suele ocupar muchísimo tiempo a algunos bloggers (me incluyo entre ellos), por lo que es recomendable tener una lista de posible cambios para que no te entre la tentación de estar trasteando el blog mientras que haces otras tareas más importantes. De esta forma sabes qué cambio tienes que hacer y cuándo.

Y, por supuesto, cualquier otra tarea que sepas de antemano que la vas a realizar durante el mes, como puede ser el envío de alguna newsletter o la creación de contenido para redes sociales. Es decir, todas aquellas tareas que irremediablemente dejarías para el último momento o que las llevas a cabo interrumpiendo otras más importantes.

Se que al principio es complicado realizar este punto, por lo que mi mejor recomendación es que mientras trabajas en tu día a día vayas anotando aquellas tareas que haces. De esta forma al próximo mes ya tendrás un índice con todo aquello que tienes que realizar.

Técnicas de asignación del tiempo

Lo que te acabo de contar en el punto anterior es necesario para tener una visión de tu mes, pero el día a día también es necesario gestionarlo. Y mucho, ya que es por norma general aquello que más nos cuesta planificar y gestionar.

Esto es así por un motivo muy sencillo. Planificar nuestro mes no suele requerir delimitar espacios de tiempo, pero asignar tareas a nuestro día a día si. Es por ello que tenemos bastantes dificultades y que un día que en principio parece con poca carga de trabajo acaba convirtiéndose en una larga jornada laboral.

Por ello, es fundamental seguir una serie de pautas para llevar a cabo una buena asignación del tiempo:

– Si tienes reuniones con otros bloggers o clientes, lo mejor es que trates de conocer antes de empezar la semana cuánto van a durar estas reuniones para asignarlas en el calendario.

– El proceso de escribir un post suele ser una tarea para la que procrastinamos en exceso. Es fundamental que conozcas cuántos posts vas a publicar esa semana. Digamos que, por ejemplo, tienes pensado publicar en lunes y jueves. Lo ideal sería tener preparado como mínimo el post con dos días de antelación, de tal forma que la noche de antes te dediques a revisar y prepararlo todo. Parece una tontería, pero si te pones a revisar al mismo escribir tu post, es mucho más difícil que te des cuenta de los fallos.

– Define también tus tareas rutinarias. Aquellos como son la preparación de las newsletters, la programación de contenidos en redes sociales o el tiempo dedicado a informarte en otros blogs. Normalmente estas tareas las suelo hacer en aquellos momentos de mi día donde soy más improductivo escribiendo en el blog, pero de esto te quiero hablar más adelante.

Lo fundamental en esta fase es conocer cuáles son las tareas, tanto esporádicas como repetitivas, que vas a llevar a cabo durante una determinada semana. De esta forma puedes utilizar tu calendario para fijar los días en los que puedes hacer cada una. En lo que respecta a horarios, vamos a hablar de ello a continuación.

Técnicas de productividad

En los pasos anteriores no solamente has aprendido a definir cuáles son las tareas primordiales a realizar con tu blog, sino que también tienes una pequeña visión de tu calendario semanal e incluso diario.

Este punto lo quiero dedicar a unos consejos de productividad que te vendrán genial a la hora de planificar tu día a día:

– Tu día estará, por lo general, organizado por tareas. Mi mejor recomendación es que asignes un par de tareas al día como importantes o de prioridad máxima. Es decir, de todas aquellas tareas que tengas pendientes para un día, 2-3 deben ser imprescindibles de hacer y no puedes pasarlas por alto.

– Mi recomendación es que te organices la noche de antes. No dejes para esa misma mañana la planificación de las horas del día, sino que dediques 10 minutos después de acabar tu jornada a planificar tu día siguiente. De esta forma te será mucho más sencillo asignar prioridades del día.

– Prueba las primeras semanas con distintos horarios para hacer las tareas, de tal forma que esto te permita determinar dos horas clave: las de máxima inspiración y las de máxima productividad. En las primeras puedes incluir, por ejemplo, la creación de contenidos. En la segunda las tareas prioritarias de tu día.

– Valora siempre la incorporación de descansos cada cierto tiempo. No te obsesiones por trabajar, ya que te puedo asegurar que estar 12 horas al día sentado en una silla te puede pasar mucha factura a pesar de que no creas que es cansado tu trabajo. De descansos y cuidar tu cuerpo te prometo que te hablaré en futuros posts.

¿Eres productivo a la hora de trabajar en tu blog? ¡Cuenta tu experiencia!

En este post te he mostrado unas de las claves en el mundo del blogging: no dejarse llevar por la libertad de horarios, sino adquirir una cierta responsabilidad y llevar un horario establecido que te permita ser más productivo a la hora de trabajar.

También has aprendido cómo confeccionarlo, siguiendo un patrón que va desde lo más general a lo particular. Todo ello sin tener que basarte en lo que funciona a unos y que seguramente no será efectivo contigo, como suele suceder en la organización personal.

Pero como bien te acabo de mencionar, no hay nada como lo que le funciona a uno y es por ello que me gustaría conocer tu opinión como blogger:

¿De qué forma organizas tu tiempo? ¿Qué método de productividad y qué herramientas utilizadas para desarrollar una rutina de trabajo?

¡Espero tus comentarios!

Photo Credit | Flickr

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

4 comentarios en “El dilema del horario de 9 a 5 o por qué una rutina de trabajo es necesaria aún trabajando en tu blog

  1. Hola Alejandro,

    Todo este tema de la productividad siempre ha sido un caos para mi.

    En mi vida de empleado, afortunadamente llegué a establecer mi propio sistema de productividad y me funcionó a las mil maravillas.

    Ahora que soy dueño total de mi tiempo estoy probando las 1 y mil técnicas para organizarme y poder dar como hechas las tareas que me propongo. Por el momento lo que me ha funcionado es:

    Pensar cual es mi próxima meta corta (la meta u objetivo de la semana)
    Establecer bloques de tiempo a actividades específicas críticas para alcanzar las metas. No pueden ser más dos o tres al día. Las listas de tareas me abruman y paralizan por completo.
    Crear flujos de trabajo y asignarle tiempos. Me apoyo con un timer tipo pomodoro.
    Algunas actividades como hacer ejercicio o leer las tomo como hábitos, ½ hora todos los días.

    Todavía sigo probando a ver que me funciona, hasta que pueda dar con el sistema que me se ajusta a mi perezosa naturaleza.

    Saludos,

    1. ¡Hola Camilo!

      Me encantan los consejos que comentas, debido a que también trato siempre de aplicarlos en mi día a día y son algunos de los que menciono en el post. A mí me sucede igual con las listas, de ver demasiadas tareas al final me abrumo y no se por dónde empezar. El ejercicio para mí es imprescindible y en lo que comentas de la técnica Pomodoro, yo no la uso porque no me da demasiados resultados (los parones me matan), pero se de mucha gente que la funciona de maravillas.

      ¡Un abrazo!

  2. Hola Alejandro
    Mis conocimientos en este tipo de tecnología eran nulos hasta hace un año que comencé con un blog profesional. Desde entonces, leo todo lo que encuentro por la red; Hay de todo, bueno y no tan bueno. Tu blog me está sirviendo de gran ayuda.
    Tienes razón cuando dices que hay que ponerse una rutina, un horario. A veces un blog te absorbe tanto que como no te marques una disciplina de trabajo puedes echarle horas y no conseguir objetivos.
    Un saludo

    1. ¡Buenas María Jesús!

      Sin duda alguna. Este mundo absorbe mucho, y como no trates de ponerte horarios y una rutina, un blog puede acabar consumiéndote poco a poco sin que te des cuenta. De ahí la importancia de mejorar en productividad.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *