¿A qué esperas?

¿Llevas meses perfeccionando una idea o perfeccionando la puesta en marcha de un nuevo proyecto? Quizás estés perdiendo el tiempo.

¿A qué esperas?

¿Tienes en mente una empresa sobre productos alimentarios, biotecnología, medicina, construcción o algo por el estilo? Bien, entonces no me hagas caso. Puedes cerrar la ventana del navegador. No obstante, si quieres meterte en el mundo del emprendedor y tu proyecto está relacionado con el sector servicios o Internet, puede que debas pararte a pensar un momento. Pararte a pensar por qué llevas meses y meses desarrollando una idea, buscando la perfección hasta en el más mínimo de los detalles y aplazando la salida al mercado de tu proyecto.

¿Sabes? Ayer ya era tarde. Mientras te dedicas a perfeccionar tu producto seguramente habrán miles de personas tratan de fallar y aprender día si y día también poniendo en marcha una empresa que ofrezca lo mismo que la tuya (cuando la saques). Al mismo tiempo que estás ultimando la campaña de marketing perfecta (que posiblemente no funcione a la primera), otros muchos ya están recibiendo el feedback de sus primeros clientes con todo el conocimiento que trae consigo. ¿No te has decidido todavía?

Una de las personas que más admiro por su mentalidad y su forma de romper con lo establecido es Guy Kawasaki, un reconocido profesional dedicado al desarrollo empresarial y responsable del marketing de Macintosh en 1984 durante la época dorada de Apple. Éste concepto de lanzarse al mercado se me quedó grabado con una frase en uno de sus libros: “Tienes que pensar así: vender, ajustar, vender, ajustar, vender, ajustar, vender… en lugar de ajustar, ajustar, ajustar, vender“.

Por supuesto ésta forma de pensar también tiene sus consecuencia, y no solamente si te dedicas a sectores dedicados a la salud (mira que te he dicho que no leas el post). Puedes incluso llegar a generar una mala sensación en los primeros clientes, pero en parte ésto es un proceso fundamental a la hora de seguir aprendiendo. Si algo debes comprender es que es completamente imposible contentar a todo el mundo.

¡Cuidado! Con todo ésto no quiero decir que lances tu producto con fallos. Lo ideal es comenzar con la idea de un mínimo producto viable. Lanzarse al mercado. Detectar errores y mejoras. Escuchar a tus clientes y aprender de todo el feedback (tanto positivo como negativo) que recibas. Te aseguro que este conocimiento será más valioso que cualquier libro que puedas leerte.

La competencia es muy dura. Y lo peor de todo es que nunca espera. Aquí no hay llamadas que valgan para lanzar vuestras empresas a la vez. Ésto es una carrera.

Entonces la pregunta es… ¿A qué esperas para lanzar tu idea? ¡Nos vemos por los comentarios!

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

4 comentarios en “¿A qué esperas?

  1. La verdad es complicado muchas cosas , ya que a veces quieres sacar el producto tan perfecto que pieeeerdes mucho tiempo preparándolo (personalmente es lo que más me gusta, preparar, no perder el tiempo) y cuando te dás cuenta pasa el tiempo y no terminas . A veces es mejor una o dos cosas y productos para que genere $$$$ y continuar desarrollando los que están en Stand by. Buen post

    1. ¡Gracias por el comentario Dani!

      Es cierto, no me quiero parar a pensar la gran cantidad de tiempo que dedicamos a rozar la perfección en el lanzamiento de un producto. No obstante, esa perfección nunca existe. Mejor lanzar pronto y fallar, pero con las mínimas consecuencias. Es la mejor forma de aprender.

      ¡Un saludo!

  2. Pocas veces se leen post que te dejen con la duda e inquietud sobre algún tema… excelente post y cierto en lo que se refiere muchas veces pensamos demasiado para poder echar a andar o realizar algún proyecto hasta que alguien mas a veces nos gana la idea… Aunque también debemos ver y evaluar todo antes de comenzar ya que muchas veces un pequeño detalle que se ignore puede costearnos económicamente mucho. Por ello mi opinión seria cuando se tiene la idea evaluar las ventajas y desventajas lo mas pronto posible y como decimos aquí ¡Manos a la obra!

    1. ¡Me alegro que te haya gustado Miguel! Creo que la clave está, como menciono en un artículo, apostar por un mínimo producto viable que en su lanzamiento no presente errores significativos.

      Una vez nos hemos lanzado es momento de mejorar en futuras versiones en base al feedback recibido por nuestro clientes.

      ¡Mucha suerte con tus proyectos! ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *