El miedo a fallar

Ha llegado el momento de arrancar. ¿Qué es lo que te impide dar el paso al frente?

El miedo a fallar

Financiación, falta de equipo sólido… ¿Has sufrido algunos de estos contratiempos a la hora de lanzar una idea, un proyecto o un negocio?. Quizás en muchas ocasiones (o mejor dicho, en la gran mayoría de ocasiones) éstos no sean los factores determinantes que nos avanzar en nuestros sueños.

El miedo a fallar siempre está presente. Y no nos engañemos, o no perdamos la confianza. Es algo que nos pasa a todos alguna vez. El fallo siempre es una posiblidad que está muy presente. La pregunta es, ¿a qué tenemos realmente miedo de fallar?

Lo vi en una conferencia de Pau García-Milà, en la que decía que un 80% de los encuestados no querían comenzar a emprender por miedo a lo que dice el entorno. Es decir, 8 de cada 10 personas no aspiran a llevar a cabo la idea de sus sueños por los comentarios de algún compañero, amigo o familiar. Aunque no sea emprendedor, creo que éste es un dato que asusta bastante. Y creo que en parte es causante de la gran falta de personas en nuestro país que lo dejen todo por tratar de mejorar su vida y de vivir como realmente les gustaría vivir.

Seguramente en la gran mayoría de los casos el entorno sea el mayor responsable. Vivimos en la sociedad del “Te lo dije…” y te voy a mostrar algunas frases que, o te las han dicho, o las has escuchado a alguien cercano a ti:

  • Tu idea no tenía sentido alguno, antes de empezar ya sabía que sería un fracaso. Te lo dije…
  • ¿De verdad piensas meterte en este negocio?
  • ¿No sería mejor que te buscaras algo sin tanto riesgo?
  • Te vas a equivocar, ya te lo advierto. Algún día me acabarás dando la razón.

Y una que, dado que me muevo en el mundo universitario, he escuchado varias veces: ¿Para qué te quieres meter en esa carrera si no tiene salida? ¿Por qué no te metes a tal grado para colocarte en un trabajo con el que ganarás bastante? Total, si al final te gustará.

¿Por qué tener miedo al fallo? ¿Por qué basarse en las opiniones de los demás cuando nosotros creemos tener una idea que realmente puede funcionar? Es justo ahora mismo cuando más necesitas apostar por nosotros mismos y por desarrollar todos aquellos que siempre hemos querido llevar a cabo. Vale que vivimos en época de crisis. Pero lo que los medios no cuentan es que también vivimos en tiempos increíbles, vivimos en la época de la comunicación y del acceso ilimitado a la información.

¿Entonces, otra vez, por qué tener miedo al fallo?

Solo os diré una cosa… Fallar mola. Nunca dejéis de intentarlo 😉

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

5 comentarios en “El miedo a fallar

  1. El miedo a fallar creo yo que aunque estemos bien preparados en algo siempre cabe la posibilidad de sentirlo es algo normal, solo que la clave esta en saber dominarle y nunca dejarse influenciar por las demás personas, como personas se debe estar consientes de que se puede perder pero a la vez se aprende para al manos no volver a caer en lo mismo…
    Saludos!!!

    1. Somos humanos, estamos prácticamente obligados a fallar y siempre es una posibilidad que debemos tener en cuenta cada vez que ponemos en marcha una idea.

      Lo difícil en muchas ocasiones es saber hacer frente al entorno, y ésto es una de las situaciones más difíciles a las que nos enfrentamos a la hora de emprender.

      Muchas suerte con tus proyectos Miguel. ¡Un abrazo!

  2. Puffff, lo del miedo, que malos ratos hace pasar, pero de repente despiertas y dices ¡Si quieres puedes!… ¿y si no sale? ¡Pues a seguir intentándolo! pero si no lo intentas no llegaras nunca, lo que es seguro que salga o no salga habrás aprendido por el camino así que no pierdes nada por intentarlo con todas tus ganas no?

    1. ¡Exacto!

      Vale, me ha salido mal. Pero, ¿y todo el conocimiento que he podido adquirir mientras he estado en este proyecto? Quizás ese factor no lo tenemos en cuenta, y para mí es el más importante.

      Lo que está prohibido es quedarte sentado, viendo como pasan los años y no intentando sacar adelante el proyecto que tienes en mente.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *