Enlaces internos: qué son y cómo utilizarlos

Usar los enlaces internos

Un aspecto que muchas veces pasa desapercibido a la hora de redactar un post es incluir enlaces a contenido propio, lo que es conocido como enlaces internos o internal linking. Una práctica que nos reportará beneficio tanto a nivel de visitas como de SEO, por lo que no deberemos dejarla pasar por alto.

¿Qué son los enlaces internos?

Como su mismo nombre indica, los enlaces internos son aquellos que hacen referencia a contenido de nuestra propia web. En el caso de un blog, por ejemplo, podría tratarse de algún artículo de temática relacionada al que estamos escribiendo. Por tanto, esta clase de links apuntan a artículos, páginas, categorás, etiquetas o cualquier otro elemento interno de nuestra web.

Lo que aporta este tipo de enlaces

Aunque de primeras a muchos les pueda parecer que incluir estos enlaces internos no tenga beneficio alguna, su uso nos aporta tres ventajas fundamentales:

– Permanencia del lector en la web: incluir enlaces internos puede traer consigo una mejora en la experiencia de nuestros lectores, puesto que ofrece la posibilidad de acceder de una manera fácil a contenido de calidad y relacionado con la temática del tema que está interesado. Claramente, ésto se traducirá en mayor tiempo de permanencia en nuestra web.

– SEO: Google sigue teniendo muy en cuenta los enlaces en nuestro blog, lo que es también aplicable a los de tipo interno. Además de conseguir un sitio más estructurado, una buena estrategia de enlaces internos conseguirá que nuestros artículos adquieran más relevancia para los buscadores al servir de ayuda a los bots que rastrean nuestra web.

Enlaces internos

Consejos para incluir enlaces internos en tu blog

Es más sencillo de lo que parece. Aunque en los primeros meses tras la creación de tu blog no encuentres posts con los que relacionar tus nuevas publicaciones, verás que una vez tengas una buena cifra de artículos publicados incluir unos enlaces internos no será una tarea nada difícil. No obstante, si usas plataformas como WordPress encontrarás plugins interesantes que realizan estas tareas automáticamente. Aún así, intenta seguir estos dos sencillos consejos a la hora de seguir una estrategia de internal linking:

– Utiliza una cantidad razonable de enlaces: no satures con enlaces internos dentro de un artículo. Lejos de generar expectación o curiosidad en los lectores, tu post dará la sensación de sobrecargado a la hora de la lectura. Una cantidad recomendable sería un enlace cada 100-150 palabras o, dicho de otra forma, un enlace interno en cada párrafo como máximo.

– No incluyas enlaces al azar: trata de poner contenido relacionado con el tema que tratas en el artículo, algo que genera la sensación de artículos de calidad para lectores que posiblemente estén interesados en una temática más concreta. Además, ten en cuenta la palabra o frase en la que incluirás el enlace. Usa las palabras apropiadas.

¿Haces uso de los enlaces internos en tus artículos?

Si te ha gustado este artículo no dudes en comentar y compartir este contenido en las principales redes sociales.

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

3 comentarios en “Enlaces internos: qué son y cómo utilizarlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *