Iniciarse en los negocios online, ¿qué necesitas saber?

Iniciarse en negocios online

Muchas personas hemos encontrado en Internet una vía con la que obtener una fuente de ingresos adicional cada mes. Llevado más al extremo, una puerta abierta para crear negocios online que cumplen con mis dos requisitos imprescindibles: escalables y automatizables.

Sin embargo, el mundo de Internet es todavía desconocido para muchos. Es una disciplina totalmente nueva y a la que cuesta bastante adaptarse debido a los contantes cambios que sufre.

[Tweet “¿Construir tu negocio online? Pîensa en cómo automatizarlo y escalarlo”]

Me he dado cuenta, por los comentarios de los lectores y los correos que algunos de ellos me mandan, que muchas personas se centran demasiado en las herramientas y mucho menos en comprender el por qué se decide llevar a cabo una determinada estrategia.

Por ello, en este post quiero hablarte de las nociones básicas sobre negocios online. Un anticipo a una guía en varios capítulos que tengo en mente elaborar y que la podréis ver pronto en el blog. ¡Vamos allá!

Qué son los negocios online y en qué se fundamentan

Lo primero que debes conocer es que los negocios online no son nada más y nada menos que la puesta en marcha de una idea de negocio. El concepto principal es bastante sencillo, y para nada dista del principio de funcionamiento de cualquier negocio tradicional.

Al fin y al cabo se trata de una idea de negocio o una necesidad en un sector que has descubierto y que no solamente has tratado de solventarla, sino que tu objetivo también ha sido el de obtener beneficio económico a través de ella.

[Tweet “Un negocio online es la materialización de una idea o una necesidad”]

Sin embargo, clasificar los negocios online es todo un reto. Vas a encontrarte de todos los tipos y colores, al igual que emprendores.

Desde la clásica idea de negocio en la que un emprendedor forma un equipo para llevar una empresa adelante, hasta el tipo que crea un negocio pasivo que le permite generar el suficiente dinero para llevar a fin de mes sin tener que dedicarse exclusivamente a lo que hace. No podemos olvidarnos tampoco de la figurar del freelance, que se situaría entre ambos casos.

Y si por hablar de figuras de emprendedores fuera, tendríamos para unos cuantos posts más.

Sin embargo, un poco más al margen del factor humano, dos de las características más potentes que he comentado antes y que hacen de los negocios online un atractivo para muchas personas son su capacidad para automatizarlos y la alta escalabilidad que tienen algunos modelos.

Vamos a ver con más detenimiento estos dos conceptos:

– Automatizar es algo que se ha llevado haciendo desde tiempos inmemoriales. Si has llevado algún negocio offline, el simple hecho de contratar a un empleado es sinónimo de estar automatizando tu negocio.

En Internet, este concepto tiene el mismo fundamento: puedes recurrir a una persona si eres el primer caso de emprendedor, o puedes contratar o crear un sistema que automatice procesos como el envío de notificaciones o gestione todo el proceso de venta. En Internet prácticamente todo es automatizable.

– Por otra parte, un negocio escalable es un negocio rentable. La mejor definición que podría dar para esta palabra es la de aquel modelo de negocio en el que los gastos no crecen el mismo ritmo que lo hacen los ingresos. Ganar más no implica gastar de forma equivalente, al contrario que sucede con nuestras finanzas personales (de este concepto os hablaré otro día).

Si extrapolamos este concepto a un blog, su significado es bastante fácil de comprender. Imagina que, entre servidores y herramientas tienes un gastos de 50 euros mensuales. A final de mes, tus ingresos ascienden a 100 euros.

No obstante, comienzas a obtener visibilidad y llegar el momento en el que tus ingresos se disparan a 300 euros al mes. Tu blog sería escalable si tus gastos se sitúan de nuevo en 50 euros o como mucho suben una cantidad mínima. Pero nunca crecen al mismo ritmo de los ingresos.

El pilar central de tu imperio: un modelo de negocio bien definido

Hace unos dos años, al poco de empezar la universidad, me empecé a interesar mucho más por el mundo de los negocios.

Recuerdo que por aquella época llevaba un tiempo formándome sobre marketing online, pero al concepto como tal de negocio no le solía prestar demasiada atención.

Y, claro, al acudir por primera vez a un evento sobre modelos de negocio de primeras no aprecié todo el potencial que tiene este concepto. Es más, ignoraba por completo que una estrategia de negocio podía dar tanto de sí en el mundo de Internet.

No obstante, he tenido la suerte de equivocarme en este sentido. Y la conclusión más importante a la que llegué tras desengañarme a mí mismo sobre el potencial de los modelos de negocio es que en Internet es fundamental la constancia, el trabajo bien hecho y la ejecución de una estrategia bien definida.

[Tweet “La fórmula del éxito en Internet: estrategia, trabajo duro y constancia”]

Por supuesto, todo ello no te lo va a proporcionar tu modelo de negocio. Pero si que va a darte las bases para ejecutarlo.

En definitiva, un modelo de negocio es la forma con la que tienes en mente generar ingresos. Puede ser desde algo tan simple como incluir publicidad online en tu blog hasta algo tan complejo como el sistema que seguramente tenga una multinacional.

Pero, en breves palabras, es el mecanismo que te hace ganar pasta. A día de hoy, existen muchas formas de ganar dinero en Internet.

Y, lo más importante, es un mecanismo que puede cambiar. Si, es variable en el tiempo. Diseñar un modelo de negocio no va a garantizar el éxito de tu negocio online. Puede ser que ese modelo no funcione, o que quede estancando ante el crecimiento de tu empresa.

Invertir es sinónimo de avanzar, y en el mundo online no iba a ser menos

Muchas veces tenemos cierto miedo a invertir. Y es que el simple hecho de gastar nuestro tiempo y dinero en algo que no sabemos al 100% qué tipo de beneficio nos generará es algo que, como mínimo, nos hace replantearnos si realmente merece la pena para seguir avanzando.

Sin embargo, invertir no es el simple hecho de gastar dinero con la esperanza de que alguna vez lo recuperarás con mayores beneficios.

Existen muchas formas de progresar con tu negocio online, y eso es lo que realmente hacen atractivas a las inversiones. Pero para mí, siempre que se inicia un negocio online y siempre que se quiere avanzar es necesario realizar tres tipos de inversiones.

Invertir en formación: sacando mi lado filosófico a relucir, siempre he sido defensor de que la gran diferencia entre una persona estancada en su negocio o empleo y la que realmente progresa es el nivel de conocimientos que se van adquiriendo en el trabajo. Formarse es fundamental, y en el mundo de Internet existe mucho desconocimiento. Tanto a nivel de usuario como a nivel de empresario.

Lo mejor de todo, el verdadero potencial de lo que estoy hablando, es que Internet ha supuesto un gran avance a la hora de aprender y es por ello que cada día es más fácil adquirir conceptos de forma totalmente autodidacta.

Y, lo más importante de todo, gran parte de la información que puedes encontrar es gratuita. La competencia entre las empresas hace que entre todas ellas haya surgido una disputa por cuál crea el contenido de mayor valor para captar usuarios. Y eso es algo que nos beneficia a todos. A no ser que quieras convertirse en un profesional del sector, adquirir los conocimientos básicos es posible de forma gratuita.

[Tweet “Internet ha cambiado la forma de invertir en formación y crecimiento empresarial”]

Invertir en la plataforma de tu negocio: nunca he estado demasiado de acuerdo con todas aquellas personas que afirman que con solamente 50 euros al año puedes crear un blog. O como también lo suelen llamar, el imperio de tu negocio online.

Es cierto que con este pequeño desembolso ya puedes tener un blog disponible sobre el que comenzar a captar lectores, clientes que compren tus productos o cerdos volando en el caso de que fueran el target al que te diriges, pero para crecer es fundamental invertir en mejorar tu plataforma.

Tanto a nivel de experiencia de usuario como de servicios ofrecidos. Pero otra vez más, es necesario gastar parte de tu tiempo en buscar herramientas o sistemas automáticos que puedan llevar a cabo las funciones que te planteas incluir. Tiempo y, si es necesario, dinero.

Invertir en mejorar tus activos personales: por último, no estaría nada mal que invirtieras en mejorar aquellas habilidades núcleo que son fundamentales para tu negocio. Mejor dicho, es imprescindible que lo hagas y lo cierto es que es algo que pocas personas se paran a pensar y valorar. Espero que tú si lo hagas.

Invertir en ti mismo es la mejor decisión que puedes llevar a cabo. Eres el máximo responsable de tus acciones y también de tu negocio, y eso es algo que supone una cierta dosis de responsabilidad que se puede solventar mejorando tus capacidades y habilidades.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de crear un negocio online?

Después de toda la teoría que te acabo de soltar espero que, al menos, te hayas quedado con los conceptos de automatizable y escalable junto con la importancia de invertir en tu negocio.

No obstante, quiero acabar con una serie de conceptos que deberías tener en cuenta si quieres crear un negocio online. Unos conceptos que para mí son fundamentales y que te servirán de introducción para los próximos artículos que tengo en mente.

Nichos de mercado específicos: competir en Internet a día de hoy puede ser una auténtica odisea en una gran cantidad de sectores. Tanto por volumen de empresas como por notoriedad o prestigio de las mismas.

Y es que, por mucha inversión que realices, es prácticamente imposible competir con gigantes del sector como Amazon, Inditex o cualquier otra empresa de estas características. Por ello, un nicho de mercado muy concreto es la mejor alternativa si quieres iniciarte en este mundo.

Poca inversión inicial: una ventaja de los negocios en Internet es que con algo tan básico como un alojamiento y un dominio puedes construir el centro de operaciones de tu futura empresa.

Es cierto que antes he dicho que es necesario invertir en nuestra plataforma. Pero no confundamos términos. Una cosa es invertir en mejorar tu plataforma, y otra muy distinta es comprender que con un par de requisitos ya tenemos un negocio montado y funcionando.

Esta simplicidad en la infraestructura que nos ofrece Internet se traduce en que, en muchas ocasiones, no necesitamos realizar una gran inversión ni andar en buscar de financiación para levantar nuestro proyecto.

Gestionar una marca: a lo largo del post he mencionado dos requisitos imprescindible en todo tipo de negocios: la búsqueda de un nicho concreto y la creación de un producto o servicio que venga a cubrir una necesidad.

Sin embargo, no solamente basta con lo que te acabo de contar. Tu marca (ya sea personal o de empresa) vale oro a día de hoy. Si no consigues dejar huella en tus lectores o clientes, tarde o temprano vendrá la competencia a patear tu negocio.

Y te aseguro que ellos no tendrán ningún inconveniente en quitarte el puesto. Internet no deja de ser una carrera de fondo en la que gana quién más conecta con el cliente.

No hay que cerrar puertas a la hora de monetizar o vender: muchas personas, cuando escuchan hablar por primera vez de los negocios en Internet, creen que es algo así como la gallina de los huevos de oro.

Sin embargo, cuando empiezan, se dan un duro golpe contra la realidad al ver que nada es tan sencillo de lo que parece. Y eso se traduce a la hora de vender.

Por ello, mi recomendación es que estudies todas las vías para monetizar un blog que puedes encontrar a día de hoy. Algo que sirva como punto inicial para compensar los gastos de tu proyecto en aquellos meses en los que los clientes escasean.

Un negocio compatible con tu estilo de vida: Internet es un medio muy versátil, y esta característica es obligatoria de explotar si no queremos que nuestro negocio nos acabe consumiendo.

En los últimos meses está muy de moda todos los conceptos relacionados con el diseño de un estilo de vida o el lifestyle entrepreneur. En alguna ocasión todos hemos sufrido las largas jornadas de trabajo a las que te enfrentas cuando trabajas por tu propia cuenta, pero es algo que debes evitar a medio/largo plazo si no quieres que tu negocio acabe con tu salud.

En mi caso, por ejemplo, se que no es compatible estudiar una carrera con centrarme en atender a clientes, y es por eso que trato en la medida de la posible de no atarme a estas labores. ¿Entiendes ahora la importancia de ser versátil en Internet?

[Tweet “Crea un negocio compatible con tu estilo de vida”]

No dependiente de terceros: otra de las grandes ventajas de construir tu imperio en la red es que puedes librarte (siempre dependiendo de tu tipo de negocio) de terceros en los que poner tu dinero.

Sucede igual que si inviertes en bolsa. Tienes la oportunidad de invertir tu dinero por cuenta propia o dejarlo en manos de una agencia que se encarga de efectuar las operaciones por ti. Sinceramente, eso es algo que me da mucho miedo especialmente cuando muchas empresas buscan su propio beneficio por encima del de su cliente.

Con un negocio online sucede exactamente igual. Si está en tus manos, en la medida de lo posible trata de librarte del lastre de que tu dinero dependa del trabajo de terceros. El control es sinónimo de voluntad de poder en tu negocio.

Otra vez más, escalable y automatizable: se que ya he mencionado unas cuantas veces estas dos palabras y puede que me repita bastante, pero quédate con ellas cuando tengas en mente emprender. Hazme caso.

El camino hacia el éxito va a ser duro

Espero que con este post te hayas acercado a la idea de los negocios online, especialmente si este era un concepto que hasta hace unos minutos quedaba un poco lejos de tu conocimiento.

Aún así, todo hay que decirlo. No te dejes engañar por la historias que ves semana si y semana también en los medios de comunicación. Google y Facebook no son realizables por todos nosotros, y estos ejemplos de negocios no son demasiado extrapolables en nuestro día a día.

Sin embargo, existe una parte muy positiva en todo lo que te estoy contando. Internet mueve mucho. Tanto en volumen de dinero como de información. Y, lo más importante, mueve a muchísimas personas a utilizar la web. Lo que quiero decirte con todo esto es que con Internet puedes ganarte la vida.

[Tweet “El camino hacia el éxito es duro, pero merece la pena”]

No estoy hablando de lograr tu libertad financiera o directamente convertirte en millonario, pero lo que es una realidad es que a día de hoy es posible.

El camino hacia el éxito es duro, pero tus ganas de comerte el mundo lo son más.

¿Tienes un negocio online o estás con la idea de crear uno? ¡Cuéntalo en los comentarios!

Photo Credit | Flickr

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

2 comentarios en “Iniciarse en los negocios online, ¿qué necesitas saber?

  1. Pingback: mktfan.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *