Cómo ser más productivo en tu día a día y no morir en el intento

¿No llegas al final del día? ¿Tu también desearías que el día tuviera más de 24 horas? A mí también me sucede lo mismo en más de una ocasión.

Cómo ser más productivo en tu día a día sin morir en el intento

Si algo me he dado cuenta en los casi dos años que llevo activo en Internet (con activo me refiero a aportar contenido) es que el trabajo nunca falta. Ya sea remunerado o no, raro es la noche que no me tenga que quedar escribiendo en lugar de parar un momento a descansar. Que le vamos a hacer, me encantan los retos y todavía más superarme. Por eso me decidí a escribir un post diario. Lo difícil es compaginarlo con los estudios universitarios. Como muchos sabréis, estudio ingeniería industrial y nada más que en clases ya me lleva más de 6 horas la mayoría de los días. Eso unido a escribir a diario para mi blog, colaborar para otros y otros pequeños proyectos consumen prácticamente las 24 horas del día.

Como podéis comprobar, o eres un poco productivo en tu día a día o estás perdido. Me ha pasado más de una vez cuando una mala organización me hizo dejar un poco de lado mi blog y demás proyectos en los que estaba. Por eso quería hablar estos días de productividad. Digamos que también quiero ponerme más las pilas de aquí en adelante. Pero tranquilos, que no os vengo a contar un método para organizaros de manera eficaz. Para eso ya hice un post sobre el método GTD. Lo que quiero contar hoy son pequeños consejos (algunos muy obvios) que me aplico en mi día a día para tratar de ser más productivo.

Antes de dormir párate unos minutos y piensa en lo que harás al día siguiente: es un must have últimamente en mi vida. Siempre antes de acostarme (salvo que sea sábado noche y llega a altas horas a casa) trato de hacer una pequeña lista con las tareas que tengo que realizar al día siguiente obligatoriamente y, si es posible, asignarle un tiempo de ejecución a cada una.

Fuera redes sociales y móviles: lo reconozco, soy uno de esos adictos a redes sociales que se pasan muchas horas muertas por Twitter, y ya ni te cuento el tiempo que pierdo hablando por WhatsApp. Por eso trato de mantener el móvil y redes sociales fuera en la medida de lo posible. A veces es bastante difícil, pero es cuestión de acostumbrarse. Ya soy capaz de estar más de 5 segundos sin mirar WhatsApp jajaja.

No procrastines: procrastinar, el noble arte que todo estudiante conoce a la perfección y que tantas veces ha puesto en práctica. Siempre que tenemos una tarea sin fecha concreta o para largo plazo tenemos como una tendencia natural (al menos yo) a dejarlo todo para última hora. Como he dicho se trata de concienciarse, ponerla en tu lista de tareas y dedicarle un rato si o si a llevarla a cabo. Las prisas en el último instante nunca son buenas, salvo en ese examen de materiales de 200 páginas que aprobé estudiando la noche de antes. Que el ingeniero industrial es serio para los estudios decían…

Desconecta a diario: después de decir la anterior frase ésta queda un poco mal la verdad. No obstante creo que es totalmente tomarse un respiro cada día y dedicar un tiempo a ti mismo. ¿A qué me refiero con ésto? Cuando estoy bastante saturado de estudios paro a media tarde o justo antes de acostarme para escribir (es una de las cosas que más me relaja). También aprovecho para hacer deporte, que lejos de para estar en forma lo cierto es que salir a correr es lo que más me ayuda a desconectar durante el día o antes de ir a dormir.

No vayas al contrario del mundo: es algo que pocas veces o ninguna me ha pasado pero conozco gente de mi entorno que si. Ir al contrario del mundo en productividad yo lo asocio a llevar distintos horarios a los que la sociedad ha impuesto como normales. Más de una noche me he quedado hasta tarde trabajando y os puede decir que al día siguiente sienta como una patada en el culo. Mejor parar cuando, ir a dormir lo necesario y al día siguiente acabar lo que tienes pendiente.

Fíjate unos hábitos tanto laborales como personales: en lo laboral muy simple, un simple horario que cumplir y un tiempo dentro de ese horario para dedicar a las tareas que tengas pendientes. Sin embargo, unos hábitos personales para mí son mucho más importantes. Con ésto me refiero a seguir unos hábitos saludables en tu vida como hacer deporte, beber suficiente agua, comer de manera equilibrado, relacionarte con tus seres cercanos, etcétera. Siempre he dicho que ésto será mi futuro, pero lo primero es vivir el presente y para mi ello implica estar lo más saludable posible para poder vivir al máximo cada día

Tienes que hacerlo y no tienes otro salida: muchas veces me suelo poner en este caso para todas aquellas tareas que digamos no son tan obligatorias. Muchas veces la pereza puede con nosotros y acabamos dejándolas de lado. Mi truco muchas veces consiste en mentalizarme para tratar de hacer que cada tarea que tenga en mi lista sea una prioridad.

Céntrate en una tarea: muy simple, no es la primera vez que he intentado escribir tres posts a la vez simplemente por tratar de dejarlos todos medio preparados para continuar escribiendo. La idea no funciona, y ésto también es aplicable para cualquier labor que tengas que hacer en tu día a día. Mejor siéntate en la mesa, empieza a trabajar en lo que tengas asignado y para nada se te ocurra ponerte a hacer otra cosa de por medio por muy sencilla que sea.

Llevar una libreta de notas siempre contigo: una libreta es lo que siempre me acompaña cada vez que salgo a la calle. Es más, no es el primer sábado que he salido de fiesta y la he llevado conmigo. Vale que este consejo no sea del todo relacionado con la productividad, pero para todos aquellos que tenemos que tener algo de imaginación para escribir a diario siempre viene de maravilla una libreta en la que anotar ideas o cualquier cosa que te venga a la cabeza y que tengas que hacer.

Revisa lo mínimo: muchos métodos para aumentar la productividad sostienen que es necesario llevar una revisión diaria, semanal y mensual para ver el progresos en tu productividad y el número de tareas llevadas a cabo. Yo personalmente siempre me salto este capítulo en los libros y paso de llevar un seguimiento de mi día a día. Simplemente tacho lo que tengo hecho prefiriendo no perder el tiempo en hacer un estudio de mis tareas completadas.

Son consejos muy simples, pero paso de decir lo típico que se ve en cualquier lugar sobre productividad laboral. Más que nada porque soy el primero que es completamente incapaz de llevarlo a cabo. Soy el despite y la falta de atención en persona jajaja. Aunque esto me da para escribir otro post sobre cómo perder el máximo tiempo posible en tu jornada laboral.

¿Cuáles son los consejos que te aplicas para ser más productivo en tu día a día? Cuéntamelos en los comentarios y ayúdame en mi lucha contra esas pesadillas llamadas cama, Twitter y Facebook 😉

Photo credit | Flickr

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

3 comentarios en “Cómo ser más productivo en tu día a día y no morir en el intento

  1. Si algún día encuentras el secreto de que todo esto funcione a la perfección avísame por favor jejeje, mis obligaciones son todas las escritas salvo cambiar la universidad por dos pequeños gormitis y las bellas tareas de ser directora ejecutiva de mi casa jajajaja, así que ni con 27 horas lo consigo jejeje, me ha gustado el post pero más me gustaría poder aplicarmelo 😉

    1. ¡Si supiera el secreto tendría más éxito que la fórmula de la Coca-Cola! Yo lo intento en muchas ocasiones pero es muy difícil llegar a ser tan productivo. Es más, se supone que debería ir a dormir para ser mañana más productivo y aquí me tienes volviendo de entrenar y contestando comentarios a las 1am 😉

      Al final siempre me acaba pasando lo mismo que a ti, ando pidiendo la prórroga con el los partidos de fútbol jajaja.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *