Qué nada ni nadie te aparte de tus metas: técnicas de motivación para bloggers

Técnicas de motivación para bloggers

Hoy quiero compartir contigo algo diferente, un post mucho más personal en el quiero expresar cómo ha sido el proceso de lanzarme a nuevos proyectos y dejar un poco de lado este blog personal.

Un post distinto, pues si bien hasta que hice el parón del blog en diciembre publicaba exclusivamente estrategias de blogging, hoy quiero hablarte un poco más de mí y del camino que estoy recorriendo estos últimos meses.

Pero quiero enfocar todo esto desde el punto de vista de la motivación y la consecución de tus objetivos, que para mí son los dos pilares centrales que me impulsan a escribir día tras día en este blog.

Llevo unos días ultraproductivos. Y siento que estoy más motivado que cuando creé mi primer contenido online. Días en los que, como mínimo, llego a las 7.000-8.000 palabras diarias y estoy produciendo contenidos y experimentando técnicas nuevas como nunca.

Y creo, sinceramente, que esto no es cuestión del azar ni de una inspiración extraña.

Todo está en la mente, en equilibrar tu cabeza para que rinda al máximo en aquellos momentos en los que debes ser productivo.

Y creo que, todo esto, es cuestión de motivación y de conseguir poco a poco tus objetivos.

Paso a paso. Step by step.

Una situación en la que me encuentro últimamente y que por ello quería compartir contigo.

No todo avanza en la dirección correcta cuando tienes un blog profesional

Siempre he dicho que la vida de un blogger profesional está llena de altibajos.

Y te lo digo bajo mi propia experiencia.

Tienes un subidón de energía cuando lanzas tu blog y este se mantiene durante las primeras semanas.

Pero, con el paso de la semanas, comienzas a ver como nada es tan bonito como lo pintaban, pues las visitas y los primeros lectores asiduos es algo que tarda bastante en llegar.

Y esto es sólo el comienzo. Tanta motivación te viene encima cuando recibes tu primer comentario como tanto bajón te entra cuando te llega la primera crítica.

Al igual que con cualquier proyecto o aventura a la que te lanzas, la vida de un blogger está llena de momentos de mucha motivación e instantes en los que te entran ganas de cerrar de un golpe tu portátil.

Al fin y al cabo, el objetivo que la gran mayoría perseguimos con un blog es hacer de nuestro proyecto algo grande. Y si esto tarda su tiempo en llegar, es realmente complicado mantener intacta la motivación.

Por no decir casi imposible.

¿Qué es lo que sucedió con este blog?

Muchas personas me han preguntado cómo, de un día para otro, dejé de lado este blog.

Una vez más, la motivación es la gran culpable de esto.

Y es que, aunque este blog me ha dado más de una alegría, tenía la sensación de que estaba en un punto estancado en el que ya no le veía más crecimiento al blog.

No porque no lo tuviera, sino porque no tenía la motivación ni la concentración necesaria para seguir llevándolo adelante.

En ocasiones, lanzar nuevos proyectos es la mejor forma de recuperar la motivación por aquello que haces. Y eso creo que fue lo que me ocurrió a mí allá por el mes de enero.

Tenía durante unos meses la sensación constante de que, por las circunstancias de esas fechas, no me veía con ganas de subir de nivel con alejandrocaballero.es.

Por ello, a partir de diciembre tomé la decisión de aparcar este blog, aunque no retirarlo. Quería que fuera un lugar donde escribir sólo cuando tuviera algo que contar, como en esta ocasión.

Pero, a la vez, tampoco quería desperdiciar el trabajo de SEO realizado durante tanto tiempo.

Era la hora de embarcarse en nuevos proyectos y enfrentarme a algo diferente. Quería hacer algo distintos en el mundo del blogging y, a la vez, volver a tener la sensación de colaborar con un equipo

Así es como nació Factoría de Ingenieros y The Lean Blogging, los dos proyectos que actualmente más ocupado me tienen en el día a día.

Y la motivación, paso a paso, comenzó a volver.

¿Cómo mantenerse con ganas? Técnicas de motivación para bloggers

En los capítulos anteriores te he ido comentando el problema de la falta de motivación y mi experiencia en este sentido.

Y, a la vez, también te he hablado de que esto es como una montaña rusa en cuanto alternar a motivación y frustración.

Pero si algo también he aprendido es que existen una serie de rutinas, técnicas o buenas prácticas que pueden llevarte a estar más motivado en tu día a día.

Porque, al fin y al cabo, cuanto más motivado estás más productivo eres. Cuanto más productivo eres, más fácilmente logras tus objetivos. Y si consigues lo que te propones, la motivación asciende por las nubes.

Es un círculo vicioso de motivación y productividad.

No pensar constantemente en proyectos como una gran tarea que abordar

Uno de los mayores problemas que me estancaba en el día a día era pensar demasiado en el largo plazo.

Y es que, cuando tienes varios proyectos o bastante trabajo por delante, el hecho de hacer grandes cambios a avanzar a otro nivel puede ser lo que te acabe desmotivando.

Ahora que lo pienso es normal. Cuando tienes la visión de que quieres hacer una gran cantidad de guías y algún infoproducto, te cerebro se bloquea y no sabe cómo reaccionar.

En su lugar, divide lo que pretendas hacer en el mayor número de tareas posibles. Cuantas más tareas definas y de menor duración sean, mejor para mantenerte motivado.

No hay nada mejor como ver que empiezas a tachar ítems sin para de tu lista.

Tener un gran propósito para hacer algo

En más de una ocasión he comentado que todos tenemos un propósito o un objetivo que nos impulse a hacer algo.

Y esto es algo que deberíamos aplicar para cada una de las áreas de nuestra vida.

Pensar en ese propósito día tras día te puede dar la fuerza necesaria para levantarte cada mañana, y a mí por ejemplo me ha sido de gran utilidad a la hora de escribir contenido.

Si quieres vivir de tu blog, conciénciate desde el minuto 0 para ello. Ponlo de fondo de escritorio, enmárcalo en tu habitación o tu oficina.

Lo que sea para nunca perder la motivación final que te obliga a estar todo el día delante de pantalla del ordenador.

Dividir tus tareas y definir ritmos de trabajo breves

Pensar en grande tiene la ventaja de marcarte objetivos muy ambiciosos. Pero, a la hora de trabajar, lo mejor que puedes hacer es llevar a cabo todo en pequeñas tareas, descansar entre unas y otras y recompensarte por ello.

¿Tienes que escribir una mega guía de 5.000 palabras?

No lo veas de este modo. Comienza elaborando un índice con todo detalle de las ideas, capítulos y subcapítulos del blog.

Después, céntrate en escribir estos pequeños capítulos de 200-300 palabras.

Segmentarlo todo en pequeñas tareas te mantiene motivado al ver que, cada 25-30 minutos, vas consiguiendo aquello que te propones.

Marcarse hitos

Como te he comentado antes, una de las mejores sensaciones que experimenta un blogger es cuando ve que sus objetivos se cumplen.

En este sentido, y además de marcarse pequeñas tareas que cumplir, algo que me he servido en más de una ocasión es marcarse hitos diarios y semanales.

La diferencia con tachar ítems de tu lista de tareas es que los hitos, para mí, se corresponden con un objetivo que requiere de la consecución de varias tareas para ello.

Por ejemplo, puedes proponerte el hito de crear un nuevo autoresponder para la semana siguiente o generar un mínimo de 20 publicaciones al día en Twitter.

Estos hitos requieren algo más de constancia, y sirven de gran ayuda para más adelante adquirir hábitos productivos en tu blog.

Recuerda que la constancia es la clave del éxitol.

Vencer tu obsesión por las estadísticas y las comparaciones

Este quinto punto es un clásico entre todos los bloggers que comienzan.

En parte por la creencia que ha surgido desde hace poco años de que en Internet existen miles y miles de casos de éxito y que apenas se trabaja.

Cuando comienzas un blog y ves todo el trabajo que haces para unas pocas visitas al día, es muy fácil llegar a desmotivarse.

En su lugar, deja de ver tus estadísticas y los números de otros en todo momento. Compara tu semana actual con la anterior y evalúa el porcentaje de crecimiento de tu blog.

Mientras que no tengas cientos o miles de visitas, mostrar el crecimiento en porcentaje es una forma de motivarte para seguir creciendo.

Crear o encontrar un grupo de personas con aspiraciones y objetivos

No hay nada más motivador que encontrarte con personas con proyectos y pasión por lo que hacen. Personas que trabajan día a día en lo que les motiva y que te sirven de inspiración a la hora de conseguir tus objetivos.

También he vivido la otra cara de la moneda: personas que simplemente te dicen que lo que vas a intentar es muy complicado o que simplemente no valoran lo que haces.

Comienza a gestionar tus relaciones en el día a día, pues pueden ser la gran diferencia entre progresar o quedarte estancado.

Si alguien no valora lo que haces, quizás debas a comenzar a pensar que tu relación con él no debe continuar por mucho más tiempo.

Crear hábitos para tu día a día

Esta es la mejor técnica de productividad y, a la vez, la mejor forma de motivarme en mi día a día.

Crear hábitos es la clave para rendir más y mejor en el trabajo. Las rutinas productivas te mantienen concentrado en todo momento.

Y, a mayor dosis de concretación, más objetivos eres capaz de lograr.

Es, como te he comentado, un círculo vicioso de motivación y productividad.

Desde tu rutina de mañana hasta tu rutina de noche, pasando por los hábitos de trabajo y escritura. Todo lo que hagas en tu día a día y ves que te hace ser muy productivo, incorporarlo como un hábito diario.

¿Qué es lo que haces tú para mantenerte motivado con tu blog?

Mantenerse productivos y motivados es algo que perseguimos cualquier blogger.

Al fin y al cabo, cuando alguien lanza su blog, el objetivo que busca es crear una gran comunidad y obtener un beneficio de todo aquello que realiza en su día a día.

Y, en un trabajo en el que no tienes jefes y en muchas ocasiones lo tienes que compaginar con tu día a día, es imprescindible la motivación en todo aquello que hagas.

Quisiera acabar este post haciéndote un par de preguntas:

  • ¿De qué forma te motivas para cumplir todos los objetivos que te propones con tu blog?
  • ¿Cuál es la técnica de motivación o de productividad que mejores resultados te ha dado?

Espero tus comentarios.

¡Un abrazo!

Alex.

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

6 comentarios en “Qué nada ni nadie te aparte de tus metas: técnicas de motivación para bloggers

  1. Bueno en lo personal tengo rato siendo bloguero. Lo más importante creo yo, es escribir cosas que te gustan y en lo particular en mi blog personal escribo de lo que sea. Mis aficiones, mis pasatiempos. Así que siempre tengo cosas de las que escribir.
    Lo que más me motiva como bloguero, es que estoy compartiendo conocimiento al usuario que se pasa por mi blog.

    Saludos.

    1. ¡Buenas!

      Lo que cuentas es totalmente fundamental. Escribir sobre algo que te guste es muy necesario. Al fin y al cabo, es algo a lo que le vas a estar dedicando muchas horas y, sino te motiva en absoluto, lo acabarás dejando. De ahí la importancia de buscar una temática que, no solo se te de bien, sino que también te motive a seguir escribiendo.

      ¡Un abrazo!

    1. ¡Todo es cuestión de ponerse e ir implementando estas técnicas poco a poco! Es decir, con pequeños cambios en tu día a día. Tratar de cambiar la forma de trabajar o de motivarse de la noche a la mañana es demasiado complicado y puede llegar a ser contraproducente, pero paso a paso es posible lograrlo.

      ¡Un abrazo!

  2. ¡Hola, Alejandro!

    Es difícil mantener la motivación cuando los resultados que tienes previstos no aparecen. Muchas veces las expectativas planteadas no se ajustan a la realidad y el tiempo te ayuda a verificarlo. Y entonces debes decidir si merece la pena continuar, modificar el planteamiento original o abandonar.

    Sin embargo, si te gusta el trabajo que estás realizando, o dicho de otro modo, si disfrutas más del camino que de llegar a tu destino, jamás tomarás la última opción.

    Pienso que ahí está el secreto para lidiar con aquellos proyectos de los que no obtienes resultados inmediatos o no.

    ¡Felicidades por este blog en general y por este post en particular!

    Un saludo

    1. ¡Hola Miguel!

      Muchísimas gracias por tu comentario. La verdad es que, en muchas ocasiones, nos ponemos metas muy elevadas y cuando no las cumplimos tendemos a desmotivarnos. Pero como tú dices, lo importante es el día a día y lo motivados que estemos en querer hacer algo grande con nuestro proyecto.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *