La mejor inversión que puedes hacer: tú mismo

La mejor inversión que puedes hacer: tú mismo

La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo. Es una frase que hasta hace unos meses no era consciente de su importancia, y que por fin puedo valorar la gran verdad que se esconde tras ella cuando tu mismo eres tu propio jefe.

¿El motivo? Tanto a mi como a varias personas de mi entorno y compañeros de trabajo nos hemos encontrado en una situación parecida: llega un momento que el trabajo de freelance te acaba saturando. Te levantas un día, te sientas en la mesa con tu ordenador y ves como las horas te acaban consumiendo día tras día.

En mi propio caso no es la primera vez que me he visto completamente saturado, durmiendo mucho menos de lo necesario y hasta el punto de tener que dejar de lado un par de proyectos para poder dedicarme a lo realmente imprescindible.

Después de encontrarme con tantas situaciones idénticas, la conclusión más importante que puedo darte es: valórate a ti mismo.

No vivimos para trabajar. Trabajamos para vivir. Y es por ello que en ocasiones debemos tener un punto de egoísmo que nos permite olvidarnos de todos nuestros proyecto o clientes y luchar contra el exceso de saturación que el mundo del marketing online  en ocasiones te obliga a llevar encima constantemente.

La ley de Pareto aplicada a la felicidad

Seguramente muchos de vosotros ya estáis familiarizados con la ley de Pareto, y tengo una visión un tanto distinta aplicada a la felicidad. Para mí, el 80% de tus acciones producen solamente el 20% de tu felicidad. Párate unos minuto a pensarlo y debate si realmente es así.

Si estoy en lo cierto, ¿cuáles es el motivo por el que no tratar de librarse de todas aquellas acciones que te ocupan gran parte de tu día y no te reportan nada a cambio?

Coge papel y lápiz y tratar de escribir todas las acciones que realizas en tu día a día. Anota cuáles de ellas son imprescindibles y cuáles te aportan algo en términos de felicidad. Si alguna de tus tareas o acciones no se encuentran bajo ninguno de estos dos grupos, una buena opción sería tratar de eliminarla o delegarla en la medida de lo posible. El tiempo es oro, no puedes permitirte derrocharlo en acciones que no te benefician en nada.

En mi propio caso contaba con una labor totalmente imprescindible como es la universidad y otra que realmente me hace feliz como mi blog. Me daba cuenta que tenía un par de proyectos que no me aportaban absolutamente nada y que ocupaban gran parte del tiempo que le quería dedicar a mi blog. La solución fue fácil: cortar por lo sana y dedicarme exclusivamente a acciones imprescindibles o que me aporten valor.

No admitas la connotación negativa de egoísmo

En la gran mayoría de ocasiones adoptamos la palabra egoísmo como algo negativo. Bajo mi punto de vista, un toque de egoísmo puede ser el factor diferenciador entre estar inmerso en un mundo de trabajo o dedicarte el tiempo que te mereces para hacer aquello que realmente te apasiona.

Y es que bajo mi punto de vista en muchas ocasiones nos dejamos llevar por las circunstancias del medio y las opiniones de los demás, llegando al punto de que dejamos de valorar lo más importante de todo: nuestra salud y ocio. ¿Me saturo hasta la madrugada contestando correos para tener contentos a mis clientes o desconecto unos segundos para salir a entrenar? ¿Termino el mejor artículo que he escrito para mis lectores o me voy de viaje con mis amigos?

En muchas ocasiones nos vemos obligados a decidir hacia un lado de la balanza, y creo que una pequeña dosis de egoísmo en estas ocasiones no pueden hacer otra cosa sino ayudarnos a progresar y valorar todo lo que nos rodea.

Como siempre digo, en el punto medio está la solución a todo. No hay que dejarse llevar en todo momento por ayudar a los demás, a la vez que no hay que volverse un egoísta hasta el extremo. Simplemente en ocasiones hay que pensar algo más en nosotros mismos.

Piensa en ti mismo

No permitas que el trabajo te consuma. Es una especie de agujero negro que poco a poco se va apoderando de mí. He tenido días y semanas en los que trabajaba más de 12 horas diarias, y te puedo asegurar que llega un momento en el que por mucho que te apasione tu trabajo te llegas a cuestionar si realmente eres feliz.

Deja que la productividad entre en tu vida. Hace unos meses me empecé a interesar realmente por este tema y los resultados son impresionantes. Si hiciera valoración, me sorprendería la cantidad de tiempo que era capaz de perder antes.

Pero no solamente se trata de productividad en el trabajo. Se trata, como acabo de comentar, de pensar en ti mismo y tener una cierta perspectiva de que es lo que más te conviene en cada momento.

Y tu… ¿Te has encontrado alguna vez saturado por el trabajo? ¿Qué medidas has adoptado?

Alejandro Caballero SánchezAutor

Blogger. Runner. Entrepreneur. Estudio ingeniería industrial a la vez que trato de hacer realidad uno de mis sueños: vivir de mi blog. Al entrar en la universidad me di cuenta de que algo fallaba en el sistema. Ahí fue cuando vi en un blog una oportunidad para sobresalir. Una oportunidad para buscar la estabilidad dentro de lo inestable.

5 comentarios en “La mejor inversión que puedes hacer: tú mismo

  1. Excelente y original post, Alejandro.
    El tiempo es oro y sólo se vive una vez (y sólo se es joven una vez), así que me parece fantástico que hayas decidido tomar las riendas de tu vida en cuanto a proyectos laborales.
    No sólo de trabajo vive el hombre.
    Como te digo, recuerda que sólo se es joven una vez.
    Yo estudié también en Valencia, fuera del hogar, y recuerdo esos años con muchísimo cariño: no te olvides de disfrutarlos al máximo, porque es una época que pasa muy deprisa.
    En mi caso, a día de hoy, aunque me duela, he tenido que dejar algo de lado mi blog para poder pasar más tiempo con mi mujer y mis hijas, pero creo que era lo que tenía (y quería) hacer.
    Tengo muchas ideas que creo serían muy interesantes para publicar en mi blog, pero no tengo el tiempo suficiente para hacerlo con la calidad y atención que necesitan.
    Un abrazo.

    1. Buenas Jorge, muchas gracias por tu comentario.

      No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que dices. El tiempo es oro y estamos aquí solamente por un motivo: ser lo más feliz posible.

      Es cierto que el trabajo es una parte fundamental de nuestras, pero no hasta el punto de vivir por y para ello. Y como dices, por muy importante que sea el blog para ambos, lo primero es lo primero y pasar tiempo con familia y amigos no debe ser sustituido por nada.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *